sábado, 31 de diciembre de 2016

Adiós 2016...

Ya es 2017 y estoy acompañada de mi Thomy, Lita y Rocky... mis mascotas, y es que prefiero estar acompañada de su amor sincero, porque eso es lo que diferencia a los animales de las personas.

El cielo está lleno de colores y sonidos estremecen las casas, se escuchan risas a lo lejos y mi celular no deja de recibir buenos deseos para este año que acaba de comenzar, pero mi mente está llena de pensamiento ontologicos... lleno de por qués y para qués que realmente sólo el tiempo responderá.

Extraño los años pasados... los abrazos de los amigos que ves sólo para fechas especiales, pero que con un abrazo traspasan tu ser; ya no están cerca y me pregunto ¿Está bien que siga estando en este lugar? Todos han avanzado y yo sigo aquí, avanzando también pero desde el mismo lugar y aquí ya no hay paz ni amor... existe sólo una pantalla, un holograma del que no quiero ser parte; lo expreso pero mis palabras son duras an los oídos de quienes son "felices" en medio de este show, pero lo siento, parte de mi identidad es mi ser hipócrita y no puedo ser parte de esta gran farsa ¡Qué afortunados son aquellos que, a pesar de los lamentos, no volvieron su mirada atrás! A veces quisiera ser menos corazón y más razón...

2017! Llegaste para grandes cambios y decisiones, y adivina... Aquí estoy más fuerte de la que sobrevivió estos últimos  seis años; porque cuando soy débil, Él me hace fuerte, y no llegue aquí para volver atrás, sino para conquistar lo que me prometió.

Bienvenido!!! Ya no soy igual, ni la misma de ayer; gracias 2016 por tantas lágrimas y decepciones porque me ayudaron a crecer ¿Y a ti? 🙃 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Lluvia...

¿A quién no le gusta la lluvia? A muy pocos...

Es ideal disfrutarla con el ser amado, regaloneando al lado de una chimenea mientras se bebe un delicioso vino, no? Eso, es realmente un sueño que pocos logran disfrutar, pero hay otras instancias, cómo quedarse acostado escuchándola mientras choca con el techo, o caminar por la calle mientras estás cae por tus mejillas; pero ¿Qué pasa cuando la lluvia moja tu interior? ¡¡Es desesperante!! Porque no hay paraguas, no hay chimenea, no hay nada para librarte de ella... simplemente cae y se escapa por los ojos, recorre las mejillas y muere (quizás) en el suelo... 

Hay lágrimas de emoción, de felicidad, pero esas, extrañamente pasan rápido, sin embargo las de dolor, tristeza, decepción no; esas tardan en retirarse y dejan huellas, marcan vidas... Pero finalmente pasan.

Hoy llego el verano, pero en mi se adelantó la lluvia.

Hace dos meses amanecía en Valdivia y la lluvia golpeaba nuestra ventana... hoy golpea por dentro, pero solo en mi.

martes, 13 de diciembre de 2016

Cáncer...

Hace muy poco recibí una noticia inesperada y dolorosa; las cosas que jamás uno cree que pasaran, suceden y es cuando todo cambia... todo. 

Las noticias inesperadas son terribles pero a la vez nos hacen más fuertes, y nos empujan a tomar decisiones, porque el tiempo escasea.

Cuando una enfermedad aqueja una vida, un cuerpo sufre, una mente divaga y se llena de preguntas; pero lo peor, es ver la lastima de los demás hacia quien padece un mal; eso, eso si es doloroso, saber que no es amor lo que se recibe, sentir la obligación de una caricia, de una palabra de aliento o saber que alguien finge amor porque así es mejor para el enfermo.

El silencio es el mejor compañero ante la hipocresía de quienes a diario critican, dan la espalda y dañan, pero que muestran otra actitud, porque es "correcto" ante quien tiene poco tiempo para disfrutar, y se muestran bondadosos, y quizás algo más.

Algunos, segados por el dinero y lo material, pierden su esencia y desvalorizan la vida y el amor que otros le pueden dar; no les importa destruir sueños, ilusiones, alegrías... corazones; solo les importa adquirir, usar a otros y construir una fortaleza para esconder su triste realidad.

Enfermedades... tan dolorosas y solitarias son también unas buenas "amigas"...Si! lo son, porque ayudan a abrir los ojos, ayudan a ver a los reales y a identificar a los falsos; finalmente, cuando una de estas amigas decide llevarnos a otro lugar, nos aleja de los peores tipos de cáncer de esta sociedad: la hipocresía, el egoísmo, la mentira y la falsedad; pero para lograr pasar el umbral en paz, es mejor guardar el secreto... es mejor seguir como si nada pasara, y que las lamentaciones lleguen, cuando ya no se puedan escuchar.