domingo, 3 de noviembre de 2013

Despertando

Definitivamente no es esta cualquier noche. Creo que estoy comenzando a despertar.

Han pasado 10 meses desde que mi corazón se cerró, porque tras soltar una ilusión de 7 años, no tuvo el valor de volver a palpitar.

Son más de las dos de la madrugada y estoy escribiendo, porque quiero dejar plasmado lo que me está sucediendo. Quizás sea resultado de la perseverancia de alguien o quizás sólo es el tiempo de seguir y dejar de posponerme por quien no camina a mi lado por preferir no me verme.
No me es fácil renunciar a lo que puede ser una predestinación, pero creo que todo tiene fecha de caducidad en este mundo. Hay esperanzas que cuestan soltarlas, pero cuando no se ve nada en el horizonte, es mejor no seguir parada y avanzar, después de todo, lo que ha de ser hecho, será y nada ni nadie podrá hacer algo al respecto.

Sé que mis decisiones no les agradan a muchas personas, pero estoy acostumbrada a hacer mi voluntad, no es capricho ni altanería, es querer vivir y disfrutar mi vida. También sé que en la mayoría de los casos debí no sólo escuchar las voces de advertencia, sino haberles obedecido, pero gracias a todas las experiencias que arrastro, soy la que soy.

Falta poco para las tres de la mañana y en unas horas más podré volver a tener la capacidad para hacer muchas cosas a la vez,  aunque también por ella deberé dejar otras, pero sé que todo tiene su tiempo;  por eso es que procuré aprovechar el tiempo de libertad mientras la tuve e hice muchas cosas sólo porque si. Ahora, aunque afortunadamente podré seguir manejando mis tiempo, caminaré con una responsabilidad a cuesta, y está bien, es parte del proceso que vivimos los/las Peter pan cuando debemos enfrentar el hecho de que somos adultos y lo que significa tomar las riendas de nuestra vida, dejando de depender definitivamente de los demás.

¡¡Ha sido un tiempo bello!! De intimidad con mi creador, de confianza en Dios quien en todo tiempo ha sido fiel. Ahora es tiempo de que responda y corresponda a quienes han estado por mí.

Es difícil atreverse a caminar cuando cada vez que lo intentas te caes. Pero los desafíos son lo que me mantienen viva y llena de energía como algunos lo perciben.

He estado en “Stand by” por opción, pero eso sólo ha sido frente a quienes realmente no me conocen, porque cuando nadie me ha visto, he hecho muchas cosas de las que no me arrepiento y me alegro haberlas realizado, y por sobre todo, me siento orgullosa de haberlas logrado como esperaba, con éxito.

Debo ahora tomar una decisión radical, que afectará todas las áreas de mi vida. Estoy despertando recién, por lo que sé que no lo haré de inmediato.
Debo abrir bien los ojos, descubrirme, ponerme en pie y caminar.

¿Por qué digo que estoy despertando? Porque me encontré pensando en el futuro y no uno muy lejano. Me vi planificando sucesos que estaban prohibidos en mi mente…  y lo disfrute, lo sentí y lo viví, aunque todo fue en mi mente, porque todo fue producto de mi gran imaginación.

Debo despertar porque ya es hora de levantarme. Ya casi son los 30 en el reloj de mi vida, y aunque el tic tac ha sonado con fuerza cada día, no ha sido fácil soltar las cobijas que me cubren para seguir con ropas ligeras.

Si lees esto y no entiendes, ¡No te preocupes! En algún momento de tu vida, todas estas palabras te harán sentido.  Puede ser que sólo no ha llegado tu tiempo.


D E S P I E R T A, que el mundo no se detiene para cantar una canción de cuna mientras hibernas, pero depende sólo de ti sintonizar la melodía que quieres escuchar para caminar o correr.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si me dejas tu comentario, deja también tu nombre, ya que los anónimos no tienen identidad, por lo tanto, no es valida su opinión.