viernes, 7 de abril de 2017

Se buscan...

Hace un tiempo supe de Él, supe que no es feliz; han pasado años y por más que insiste, no es feliz... discusiones por mil, y creyó que un hijo sería la solución, pero no; ese es un error que muchas parejas cometen destinando a un inocente al desamor.
La historia se escribió pero los protagonistas no fueron los personajes del guión original.
Ella lo busca por doquier, creyendo que es parte del pasado pero su inconsciente la engaña una y otra vez, hasta que una noche cualquiera reacciona y lo recuerda con dolor; se culpa, lo busca en las muchas caricias que dejó, pero ya no está...
Él, le cambio el semblante, le llamo de un modo distinto y fingió que nada había cambiado, pero la esencia ya no está; no está la original, vive con una copia con quien no logra descansar en paz; navega por las noches y pregunta si sus signos serán compatibles alguna vez... de un tiempo a esta parte ya hasta cree en banalidades que jamás antes consideró...
Están perdidos, se buscan mutuamente pero por caminos distintos y erróneos; no hay calor que encienda el fuego que mantenían con tan sólo una mirada, no hay caricia que exprese tanto amor como el que los unió. No hay libros que relaten las historias que construían al pasear a diario por el mismo lugar; la obra hoy se escribe con dos finales paralelos, alternativos que se modifican con sufrimientos que se pudieron evitar, pero no, escogieron arriesgarse; ella lo trato de evitar, pero él eligió el desafío y no lo logro, y esa derrota hoy los hace deambular en distintos tiempos, pero buscándose al fin.
La noche se hace día para él, se sumerge en la web, busca la aprobación que antes nunca le importó; con algo tiene que llenar el vacio...
El día, es confusión; ella ve rostros, miles de rostros cubiertos con caretas, algunas les parece conocidas y hasta los confunde con seres reales, hasta que la decepción la hace correr en busca de la cómplice soledad, que enmudece cuando ella ruega una señal.

Es de noche y trata de descansar, mientras en algún lugar, un leopardo comienza a navegar... buenas noches 

sábado, 31 de diciembre de 2016

Adiós 2016...

Ya es 2017 y estoy acompañada de mi Thomy, Lita y Rocky... mis mascotas, y es que prefiero estar acompañada de su amor sincero, porque eso es lo que diferencia a los animales de las personas.

El cielo está lleno de colores y sonidos estremecen las casas, se escuchan risas a lo lejos y mi celular no deja de recibir buenos deseos para este año que acaba de comenzar, pero mi mente está llena de pensamiento ontologicos... lleno de por qués y para qués que realmente sólo el tiempo responderá.

Extraño los años pasados... los abrazos de los amigos que ves sólo para fechas especiales, pero que con un abrazo traspasan tu ser; ya no están cerca y me pregunto ¿Está bien que siga estando en este lugar? Todos han avanzado y yo sigo aquí, avanzando también pero desde el mismo lugar y aquí ya no hay paz ni amor... existe sólo una pantalla, un holograma del que no quiero ser parte; lo expreso pero mis palabras son duras an los oídos de quienes son "felices" en medio de este show, pero lo siento, parte de mi identidad es mi ser hipócrita y no puedo ser parte de esta gran farsa ¡Qué afortunados son aquellos que, a pesar de los lamentos, no volvieron su mirada atrás! A veces quisiera ser menos corazón y más razón...

2017! Llegaste para grandes cambios y decisiones, y adivina... Aquí estoy más fuerte de la que sobrevivió estos últimos  seis años; porque cuando soy débil, Él me hace fuerte, y no llegue aquí para volver atrás, sino para conquistar lo que me prometió.

Bienvenido!!! Ya no soy igual, ni la misma de ayer; gracias 2016 por tantas lágrimas y decepciones porque me ayudaron a crecer ¿Y a ti? 🙃 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Lluvia...

¿A quién no le gusta la lluvia? A muy pocos...

Es ideal disfrutarla con el ser amado, regaloneando al lado de una chimenea mientras se bebe un delicioso vino, no? Eso, es realmente un sueño que pocos logran disfrutar, pero hay otras instancias, cómo quedarse acostado escuchándola mientras choca con el techo, o caminar por la calle mientras estás cae por tus mejillas; pero ¿Qué pasa cuando la lluvia moja tu interior? ¡¡Es desesperante!! Porque no hay paraguas, no hay chimenea, no hay nada para librarte de ella... simplemente cae y se escapa por los ojos, recorre las mejillas y muere (quizás) en el suelo... 

Hay lágrimas de emoción, de felicidad, pero esas, extrañamente pasan rápido, sin embargo las de dolor, tristeza, decepción no; esas tardan en retirarse y dejan huellas, marcan vidas... Pero finalmente pasan.

Hoy llego el verano, pero en mi se adelantó la lluvia.

Hace dos meses amanecía en Valdivia y la lluvia golpeaba nuestra ventana... hoy golpea por dentro, pero solo en mi.

martes, 13 de diciembre de 2016

Cáncer...

Hace muy poco recibí una noticia inesperada y dolorosa; las cosas que jamás uno cree que pasaran, suceden y es cuando todo cambia... todo. 

Las noticias inesperadas son terribles pero a la vez nos hacen más fuertes, y nos empujan a tomar decisiones, porque el tiempo escasea.

Cuando una enfermedad aqueja una vida, un cuerpo sufre, una mente divaga y se llena de preguntas; pero lo peor, es ver la lastima de los demás hacia quien padece un mal; eso, eso si es doloroso, saber que no es amor lo que se recibe, sentir la obligación de una caricia, de una palabra de aliento o saber que alguien finge amor porque así es mejor para el enfermo.

El silencio es el mejor compañero ante la hipocresía de quienes a diario critican, dan la espalda y dañan, pero que muestran otra actitud, porque es "correcto" ante quien tiene poco tiempo para disfrutar, y se muestran bondadosos, y quizás algo más.

Algunos, segados por el dinero y lo material, pierden su esencia y desvalorizan la vida y el amor que otros le pueden dar; no les importa destruir sueños, ilusiones, alegrías... corazones; solo les importa adquirir, usar a otros y construir una fortaleza para esconder su triste realidad.

Enfermedades... tan dolorosas y solitarias son también unas buenas "amigas"...Si! lo son, porque ayudan a abrir los ojos, ayudan a ver a los reales y a identificar a los falsos; finalmente, cuando una de estas amigas decide llevarnos a otro lugar, nos aleja de los peores tipos de cáncer de esta sociedad: la hipocresía, el egoísmo, la mentira y la falsedad; pero para lograr pasar el umbral en paz, es mejor guardar el secreto... es mejor seguir como si nada pasara, y que las lamentaciones lleguen, cuando ya no se puedan escuchar.

martes, 13 de septiembre de 2016

Rutina... Una mala compañera de vida

Como es que llega la rutina con tanto que hacer todos los días? Estoy sentada esperando llegue el momento de compartir con mucha gente que nunca he visto y quizás no volveré a ver, es una costumbre que adquirí hace tiempo y que tenía botada; algunos le dices seminarios, otros lanzamientos de libros, exposiciones, inauguraciones, etc... Yo le llamo sociabilizar; y mientras espero contemplo mi entorno: enamorados, parejas que van camino a ello, deportistas, caminantes solitarios, cansados trabajadores que van camino a casa y mascotas que tienes la fortuna de tener un padre humano y un hogar, y es cuando me pregunto ¿En qué momento aparece la rutina? ¿Cuándo es que dejamos de disfrutar la vida, los instantes de libertad, la compañía de nuestros amados? No "necesito" saberlo pero la siento venir; no, creo que en realidad ya me está absorbiendo y no me gusta como se siente su compañía... ¿Se escapa de esto? O ¿Se aprende a vivir con ella? 

miércoles, 13 de julio de 2016

Lluvia..

Llego el invierno, y con el la lluvia, los días fríos y la necesidad de la calidez... Aunque hay calidez que se anhela todo el año, y a veces pasan los años y no se siente, se espera y no llega, y te preguntas ¿Por qué? 
La lluvia... Amo la lluvia, me inspira, me relaja, me hace soñar despierta, hasta que se transforman de un momento a otro en pesadillas y quiero que deje de llover y que salga el sol para disfrutar su calor; como anoche; si anoche... Acostada, pudiendo ser cobijada en un abrazo, estaba sola en un rincón anhelando los ronroneos de mis felinos hijos para llenar esa soledad absurda de estar sola en compañía... Llovía, pero esta vez no me era grata su compañía, no me ayudaba a dormir, sólo me hacía sentir lejos del hogar; no me relajaba sino me angustiaba; me forcé a dormir y desperté cansada, adolorida y acongojada; todavía no sabía lo que tenía preparada la tarde.
Llueve... Tengo a mis hijitos felinos a mi lado, el calor de mi hogar y la tranquilidad de mi habitación; pero me falta algo; lo mismo que la noche anterior, lo mismo de hace días atrás, lo mismo que espere por meses, lo mismo que creí recibiría desde hace un par de años; y es lo curioso... Nunca lo he tenido, y lo extraño.
Miles de voces, muchas imágenes pasan frente a mí, y todo me hace recordar todo lo vivido, anhelado pero que nunca existió; siempre he sido soñadora ¡Quizás eso he estado haciendo todo el tiempo! Quizás sólo he estado soñando despierta mientras esperaba lo que tanto anhele... Tanto dar mientras llegaba... Tanto perdonar para sentirme liberada... Tanto amar, querer y ¿Para qué?
La pesadilla que me atormentó en el pasado se volvió a repetir; le temí como a los payasos que me paralizan, y aunque una lagrima rosa nuevamente por mis mejillas, miro a mi alrededor y veo que a pesar de todo, estoy mejor que ayer... Sin vendas, sin falsos amigos, sin un falso amor... Acostada para volver a soñar, intentar descansar y seguir... 
El invierno siempre ha marcado mi vida de una forma muy similar, es increíble como casi calcado se repite hasta los kilos demás, ¡Ja, qué ironía!  
No será fácil como tampoco lo fue ayer, pero al igual que antes hay que comenzar a construir de nuevo ¿Construir? Extraño hablar de construir donde nada se cimentó... Pero eso no me resta la posibilidad de hacerlo, como también lo hice antes entre medio de la dolorosa destrucción... ¡Tantas planificaciones sin futuro! Tantos viajes sin realizar, tantos lugares pendientes de llegar; pero sin caminar no se avanza, y no se puede avanzar con tanta carga a cuesta.
¿Cómo se puede vivir con tanta falsedad? ¿Cómo logran descansar quienes sin piedad roban la paz? ¿Què hacen con las sonrisas robadas? ¿A dónde entierran el brillo de los ojos que alguna vez se iluminaron con su pasar? En este mundo hoy reina el desamor, el individualismo, la hipocresía y la mentira; mientas el amor, muere con aquellos quienes creyeron y en vano esperaron.
Ya comenzó un nuevo día, y llueve, sólo que la lluvia se siente distinta esta vez; se siente por dentro también, pero pasará...