domingo, 23 de noviembre de 2014

Vivamos con propósito... Hoy!

Hoy, cuando iba "en busca de la felicidad" me tope con un cortejo fúnebre y pensé en la fragilidad de la vida y en como la desvalorizamos. Pensé en todas las lagrimas que nos podemos evitar y evitar también a otros, pero el individualismo y egoísmo nos ha vueltos seres cada vez más grises y solitarios... Cuantos amigos tienes en Facebook? Y cuantos en la vida real? Si estas triste y lo publicas, muchos te dan "like", pero cuantos el abrazo que puede calmar tu dolor? El cortejo era largo, muchos vehículos tras la carroza, pero cuantos realmente habrán acompañado en vida al difunto que iban a dejar al cementerio? Tengo 30 años y he tenido a centenares a mi lado, pero muy pocos de ellos son parte de mi vida; hoy, que el camino ha sido difícil quienes han estado son mi familia, mi pareja y un par de amigos, por los que doy gracias a Dios por su fidelidad, no se que me depara el mañana, sólo se que quiero disfrutar la VIDA con quienes amo, hacerlos sonreír, sorprenderlos, que sientan mi amor, y yo poder disfrutar del suyo, de su compañía y su presencia, para que el día que comiencen el viaje que  sigue después de la vida, pueda recordar los bellos momentos y no preguntarme porque no los aproveché en vida.
Todos los días Dios nos da la oportunidad de remendar los errores que cometemos, ya sea por temor, por ignorancia o sólo por ser orgullosos. El tiempo de hacer algo es hoy! Mañana será tarde, porque cada día tiene su propio afán... Hace una semana reí y sonreír, ayer lloré, hoy me levanté de nuevo para seguir y recuperar mis risas y sonrisas, espero contagiar a otros de amor y paz, y dejar de lado la tristeza que me hizo llorar.
Vivimos en un mundo de seres imperfectos, no vivamos para ser perfectos, sino para aceptarnos tal y como somos, para crecer, para aprender del diario vivir, de las experiencias de otros y de las personales. Propongamonos contagiar y llenar de alegría hoy al mundo, o a nuestro entorno... No dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy, ni nos cansemos de hacer el bien, que a su tiempo cegaremos si no hubiéremos desmayado (Galatas 6:9). 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si me dejas tu comentario, deja también tu nombre, ya que los anónimos no tienen identidad, por lo tanto, no es valida su opinión.