martes, 28 de julio de 2015

De regreso a mi

   ¿Aún mantienes tu identidad? ¿Te has preguntado si eres quien crees o te transformaste por o para otros?
   Hoy me extrañé... Y me di cuenta que llevo un par de años encarcelada en mi cuerpo, pero viviendo una vida que no disfruto, que no es la que quise vivir, sino que estoy haciendo lo que otros quieren. En algún momento, sin darme cuenta me hundí en una estructura de la que perdí la salida y ahora estoy en un laberinto que literalmente me esta volviendo loca.
  A mi lado tengo a un hombre maravilloso, que aunque lo niegue esta lleno de sueños y cada día se levanta para poner un granito de arena para alcanzar su propósito; lo admiro, pero estoy viviendo sus sueños, no los míos... Los míos los sepulte. 
  He callado lo que tanto he querido decir, me he privado de hacer lo que tanto amo con la libertad del ave que vuela de lado a lado... He dejado de sonreír, deje de sentir, ya no se me permite siquiera hacer el mínimo ruido en este bullicioso y caótico mundo, del que nunca fui rehén... hasta ahora.
   Tengo unos padres maravillosos que a diario me llenan de amor y a pesar de que soy una adulta, me siguen protegiendo y dando la seguridad que necesito, como si aun tuviera tres años.
   Tengo amigos a los que he privado de mis locuras, de mis risas y las desubicaciones tan mías, que me hacían distinta a todos...
   Me extraño... Entré en una zona de confort por complacer a todo mi entorno, y mientras, me perdí; ya son años en que no tomo un bolso y viajo sin un motivo, antes lo hacia por el simple placer de disfrutar la vida, la naturaleza, las personas; ¡dejarme sorprender! Ahora espero... Espero una llamada, espero un mensaje, espero una invitación, espero un panorama.... NO! Eso no soy yo, yo era quien iba sola a donde quería, cuando quería y por el tiempo que quería... Me volví dependiente a un tercero y perdí mi individualidad, mi esencia de libertad.

Mi tarea: reencontrarme

Dificultad: no existe mapa para llegar al destino.

Esperanza: un alma en libertad.



...No te pierdas!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si me dejas tu comentario, deja también tu nombre, ya que los anónimos no tienen identidad, por lo tanto, no es valida su opinión.