jueves, 2 de mayo de 2013

Que siga la función!


¿Cómo empezar? 
Situémoslo en un hermoso parque lleno de grandes y frondosos árboles con pasto por doquier donde descansar. Cálidas aguas cristalinas en donde sumergirse, mientras se disfruta de la melodía de la naturaleza alrededor, pero faltaba algo. 
Rodeada de seres, pero sola al fin... 
Mientras, continuó regalando sonrisas y risas por donde transitaba, las que hacían resaltar más su propia luz, pero en su recorrido y en la cúspide de SU plenitud, lo vio y se encantó. Si, esa es la palabra precisa, "se encantó". Nada más perfecto que la copia de su mismo reflejo fue lo que la cautivó, la igualdad de su caminar, su forma de razonar la envolvió al punto de no ver más allá, sino sólo veía lo que realmente quería ver. 
Se propuso metas y todas las cumplió, de tal manera que su alegría la hizo descansar, pero en medio de un gran resplandor despertó y de todo aquello que antes disfrutó y amó, muy poco encontró, sólo quedaban algunos árboles que le protegieron del ardiente sol que amenazaba con dañar su piel. 
Esas aguas que limpiaban su pensar, ahora incluso traen piedras consigo y le dificultan soñar, dejando en evidencia su dependencia a lo que ya no se siente merecedora, por entregarse al mismo tiempo a dos seres tan distintos como el agua y el aceite.
Abrió sus ojos y sólo contempló el cristalino río torrentoso, al que teme y confunde ante la espera del cumplimiento de los designios, los que ya no son secretos, pero que tampoco están en el presente, sino en lo venidero. 
¿Cómo puede avanzar sin aceptar la compañía que le dan? 
La soledad que tanto disfruta también la endurece, pero el frío la hace buscar la calidez en incluso aquello en lo que ya no cree, teniendo que actuar en ese gran escenario en donde hasta el "Óscar" merece ganar.
Pero ¿Qué sucede al volver al camarín? Sólo están las grandes luces que le hacen ver su verdadero reflejo y es cuando decide, una vez más seguir con el guión.
Al parecer está así ya todo escrito... ACTITUD!!!! Luz, Cámara y Acción... Volviendo a dejar todo detrás del telón... 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si me dejas tu comentario, deja también tu nombre, ya que los anónimos no tienen identidad, por lo tanto, no es valida su opinión.